Funcionamiento

El modelo de funcionamiento de SIGRE se fundamenta en el compromiso y la responsabilidad compartida por todos los agentes del sector farmacéutico

SIGRE se caracteriza por un modelo de funcionamiento singular, eficaz y eficiente. En él, participan todos los agentes del sector farmacéutico: laboratorios, farmacias y empresas de distribución.

Gracias a este esfuerzo común, el ciudadano dispone de un Sistema con todas las garantías sanitarias y medioambientales para el correcto reciclado de los envases y los residuos de medicamentos.

ESQUEMA DE FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA

SIGRE. Funcionamiento del Sistema

 

SIGRE ha sido diseñado como un sistema de gestión cerrado, y su funcionamiento está basado en la logística inversa. Se garantiza así que el proceso de recogida se realiza bajo la custodia de los mismos profesionales que pusieron los medicamentos a disposición del ciudadano.

Para ello, se han instalado los denominados Puntos SIGRE en las farmacias de toda España, que disponen de un contenedor blanco en el que el ciudadano debe depositar los envases vacíos o con restos de medicamentos.

Las empresas de distribución farmacéutica retiran los residuos depositados por los ciudadanos en el Punto SIGRE y los trasladan hasta sus almacenes, donde son custodiados hasta que gestores autorizados los transportan a la Planta de Tratamiento de Envases y Residuos de Medicamentos, una instalación especialmente diseñada para esta actividad que se encuentra ubicada en Tudela del Duero (Valladolid).

En ella, se clasifican los residuos recogidos por SIGRE para identificar los materiales de envasado que pueden ser reciclados, mientras que los restos de medicamentos y los envases no reciclables, en función de su catalogación medioambiental, se envían a gestores autorizados de residuos para su valorización con recuperación de energía o eliminación.