FARMACIAS

Establecimientos sanitarios privados de interés público, sujetos a la planificación sanitaria que establezcan las Comunidades Autónomas, en las que el farmacéutico titular-propietario de las mismas, asistido, en su caso, de ayudantes o auxiliares, deberá prestar, entre otros, los siguientes servicios básicos a la población: 1. La adquisición, custodia, conservación y dispensación de los medicamentos y productos sanitarios. 2. La vigilancia, control y custodia de las recetas médicas dispensadas. 3. La garantía de la atención farmacéutica, en su zona farmacéutica, a los núcleos de población, en los que no existan oficinas de farmacia. 4. La información y el seguimiento de los tratamientos farmacológicos a los pacientes. 5. La colaboración con la Administración sanitaria en la formación e información dirigidas al resto de profesionales sanitarios y usuarios sobre el uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. Las farmacias colaboran con SIGRE al ubicarse en ellas los Puntos SIGRE, de información y recogida selectiva de medicamentos y sus envases, además de ejercer una fundamental labor de concienciación y sensibilización entre los ciudadanos.