n.º 46 diciembre 2013

ENTREVISTA

Entrevista a D. Rafael Louzán, Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP)

En el Modelo de Ordenanza Marco de Recogida de Residuos aprobado por la FEMP se señala el Punto SIGRE de las farmacias como el lugar idóneo para que los ciudadanos entreguen los envases y restos de medicamentos. ¿Qué beneficios ha valorado la FEMP para apoyar este sistema de recogida?

Es un sistema que, en sus 12 años de vida, ha demostrado que cumple una función muy efectiva en la recogida y tratamiento de los residuos de medicamentos, incluyendo sus envases, y que desde la Comisión de Medio Ambiente de la FEMP hemos considerado que tiene grandes ventajas.

Una de ellas, es la proximidad a los ciudadanos: en la práctica totalidad de los Ayuntamientos de España existe al menos una farmacia con un Punto SIGRE. Puede decirse que no es el ciudadano el que tiene que acercarse al lugar de recogida, sino que se ha hecho una intensa labor de acercar el sistema a los usuarios que, en el mismo lugar en el que adquieren sus medicamentos, pueden entregarlos cuando terminan su ciclo.

Otra de sus ventajas, es el sistema de gestión, tanto en lo que respecta al reciclaje de todos los materiales utilizados (papel, vidrio y plástico) y a la valorización energética de los restos de medicamentos, como al aprovechamiento de los canales de distribución para la retirada de medicamentos fuera de uso, lo que supone un notable ahorro en transporte y, en consecuencia, en costes económicos y ambientales.

Además de estas ventajas técnicas y de gestión ambiental, también es digno de mención y de valoración el compromiso que el colectivo farmacéutico ha demostrado con el medio ambiente, tanto en la puesta en marcha de este sistema como en su labor de concienciación social (un 80% de la población española conoce los Puntos SIGRE), e innovación para conseguir cada día envases más ecológicos.

Recientemente, la Comisión de Medio Ambiente de la FEMP ha visitado la Planta de Tratamiento de Envases y Residuos de Medicamentos de SIGRE, una nueva instalación que ha permitido reducir significativamente los costes y mejorar el porcentaje de reciclado alcanzado con los envases de medicamentos. ¿Cómo valora la puesta en marcha de esta instalación específica?

Es un ejemplo más de la implicación de todo un sector, el farmacéutico, en una labor que nos incumbe a todos, como es la protección del medio natural. Es, sin duda, un ejemplo de compromiso social y ambiental.

Si el sistema SIGRE es ya pionero y ha situado a España como referente en el tratamiento de este tipo de residuos, las innovaciones tecnológicas de la nueva planta de Tudela de Duero permiten optimizar todavía más el proceso de tratamiento y gestión de los medicamentos, mejorando los niveles de reciclaje y, en consecuencia, dando un nuevo paso en la protección del medio.

Es una tarea digna de consideración porque, en la medida en que cada día haya más sectores, más administraciones y más ciudadanos comprometidos en el objetivo común de reducir la contaminación y mejorar la gestión de los residuos, ganaremos en salud, en calidad de vida y en perspectivas de futuro.